Libertad que es liberación.
La dicha existe en sí misma. A medida que una persona medita regularmente, alcanza más y más profundidad y alcanza áreas de mayor y mayor dicha, hasta que se convierte, de hecho, en la dicha misma. El ego se vuelve ahora totalmente transparente y toda la suciedad desaparece a través de este simple proceso.
 Si tiramos continuamente piedras a un estanque, las ondas serán continuas pero
si dejamos de tirar piedras al estanque, entonces el impulso de la primera piedra se disipará y el estanque se volverá más claro. Este es el camino, esa es la senda a la libertad.
 Quién quiere la iluminación? Adoptad esta actitud: Déjame hacer lo que tengo que hacer y la iluminación vendrá por sí misma..
 Convertíos en una flauta, un trozo de madera con una serie de agujeros, y tocad música divina para que el mundo disfrute de ella. Pero abrid vuestros oídos para disfrutarla. No seáis sordos. Escuchad. Sed conscientes. ¿Habéis caminado alguna vez por el bosque escuchando el viento fluir a través de los árboles en una sinfonía divina? Es mejor que Wagner, Mozart o Beethoven.
Habéis caminado alguna vez por el jardín viendo el vaivén de las hojas? Es mejor que el flamenco. Os estoy tratando de decir que la vida es bella y que si estás vivo puede ser muy hermosa. No nos afecta lo que ocurre en el exterior porque hay algo muy bello que está ocurriendo en nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *