Hasta para decidir cómo quieres morir eres libre, amigo mio. Todo está en tus manos.

En la India hay una secta que sigue una tradición y creencia. interesante. Cuando un niño nace, todos lloran; cuando alguien fallece, lo celebran. Cuando nace el niño lloran diciendo: «Oh, este pobre niño ha llegado hasta toda esta miseria.» Y cuando la persona fallece piensan que al otro lado hay pastos verdes y una tierra de ensueño, y lo celebran. Esta filosofía no es totalmente cierta, pero carece de apego a esta vida temporal.

Vive tu vida como si supieras que te vas a morir en el próximo momento.

Las personas piensan que hay una transición, pero no la hay hay una continuidad en la vida, en la existencia. Sólo hay un cambio de nombre y forma que va más allá del tiempo, del espacio de toda causalidad, y cuando estás más allá de toda causalidad no estás atado por las cosas de este mundo de los vivos.

El hombre ha nacido para ser libre, no para estar atado. Y cuando digo libertad me refiero a la libertad interna que encuentras en tus prácticas espirituales, que te llevan a hacer lo correcto. Solamente en tu interior sabes qué hacer, y lo haces bien si eres libre. Y esa liberación la queremos aquí y ahora.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *